Caña de cerveza

Degusta Almagro

Comer, beber, disfrutar…

Almagro no se disfruta solo desde la contemplación de su patrimonio

Ninguna visita está completa si no se complementa con una buena experiencia gastronómica y cada momento del día encuentra en Almagro un rincón donde degustar este rico binomio, de modo que el sentido de la vista encuentre en el gusto y en el olfato el perfecto maridaje.

Esperamos que saquéis buen provecho (y nunca mejor dicho) de nuestra pequeña guía con consejos personales sobre dónde tapear, dónde comer, dónde tomar un dulce y dónde tomar unas copas en Almagro.

Unas tapas para abrir boca

Para tapear no hay mejor lugar que la Plaza Mayor, donde se combina la experiencia gustativa con el placer visual en un binomio perfecto que no se debe despreciar. Para tal fin, hemos elegido dos locales que esperamos cumplan las más altas expectativas. Uno es el bar Txoco de Baco, un local bien situado, en mitad de la plaza, y con unas calificaciones más que notables en Tripadvisor. El otro es La Platea, un establecimiento que se sitúa al final de la misma y en el que, al placer de unas buenas tapas, hay que sumarle unas excelentes hamburguesas Premium y unas propuestas veganas interesantes.

Dónde comer

Para comer con una relación de calidad y precio excepcional hay dos locales que acumulan las mejores críticas y no sin merecimiento. Se trata del “Restaurante Bolsillones” y “La Tabernilla de Almagro”. Este último merece una mención especial en relación a una de sus especialidades, el torrezno, cuya elaboración destacaba el periódico El País como una de las mejor conseguidas de todo el territorio nacional.

Si lo que buscas es cercanía e inmediatez, apenas a 100 metros de La Encomienda tienes dos locales igualmente interesantes, El Abrasador, especializado en carnes a la brasa, y El Señorío de La Mancha con una buena propuesta de gastronomía local.

Como no todo es comer, y en ocasiones también valoramos otros aspectos como la estética, ahí van otras dos propuestas que no son ni las más baratas, ni las más cercanas, pero sí las más originales y, por supuesto, con una calidad contrastada. Se trata de El Corregidor, uno de los locales más emblemáticos de esta localidad y La Posada de Almagro.

A veces, viajar con niños nos impone algunas limitaciones o, mejor dicho, nos obliga a aceptar que no siempre han de predominar nuestros gustos. Si queremos hacer una pequeña concesión a la hora de comer podéis elegir la Pizzería San Marcos. Es especialmente interesante en verano debido a su patio interior al aire libre, su zona de juego infantil y el hecho de situarse frente a la piscina municipal. Por desgracia no sirven pedidos a domicilio pero sí se pueden recoger en el local.

Un dulce para el final

Para los golosos, o para cualquiera, ya que a nadie le amarga un dulce, no podemos dejar de recomendar uno de los establecimientos más conocidos de Almagro y que mejor guarda el sabor y las formas de esas confiterías de antaño, hablamos de la Confitería-Pastelería Ángel Molina.

Y las copas...

Para terminar, y porque no solo de pan vive el hombre, si queréis rematar la jornada con una merecida copa, probad El Patio de Ezequiel. En la entrada se anuncia como “el mejor gin tonic de tu vida”, una atrevida propuesta pero que según multitud de comentarios, resulta totalmente merecida.

Y si buscáis un alojamiento en Almagro acorde a vuestra necesidades, no lo dudéis, La Encomienda de Almagro cumplirá todas vuestras expectativas: céntrico, amplio, cómodo, ideal para compartir en familia o con amigos y con unas ofertas y promociones increíbles si reservas desde nuestra web.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies