Rosetón de la Iglesia de Calatrava La Nueva

La Ruta de la Orden de Calatrava

Esta ruta realiza un recorrido muy completo por los escenarios y episodios que marcaron el devenir histórico de la primera orden militar de la Península Ibérica y una de las más importantes, por ende, de la Europa altomedieval.

La Orden de Calatrava se fundó en el año 1158 como respuesta a la necesidad de defender la fortaleza de Qalat Rabah, conquistada por Alfonso VII en 1147, tras el rechazo de dicha encomienda por la Orden del Temple, quienes tras haber aceptado inicialmente el reto abandonaron precipitadamente el lugar ante la creciente amenaza almohade proveniente del norte de África. Su fundador fue Fray Raimundo, abad del monasterio cisterciense de Fitero en Navarra, quien junto a uno de sus acólitos, Fray Diego Velázquez, que había sido soldado antes que fraile, consiguieron mantener defendida la fortaleza hasta la derrota de Alarcos en 1195.

Hay que resaltar los indudables atractivos del periodo medieval así como de las órdenes militares, mezcla de fanatismo religioso y potencial bélico, cuyos aspectos más legendarios han sido objeto de la literatura (la novela “El Sanador de Caballos” comienza justo con la derrota de Alarcos ) y el cine (películas como “El Reino de los Cielos” se desarrollan justo en esta época) con un gran éxito.

El itinerario se estructuraría de la siguiente manera:

CAPÍTULO I: “LA LEYENDA DE LOS CALATRAVOS: LA ESPADA Y LA FE”

La primera parada de esta ruta la realizamos en Calatrava la Vieja (Carrión de Calatrava). Es el origen y nacimiento de la leyenda, el lugar, si cabe, más mágico del recorrido. Una antigua ciudad musulmana en ruinas, Qlat Rabah, abandonada en medio de la nada donde la impotencia de los caballeros templarios dio lugar a una nueva orden de frailes-soldado que tomó el nombre castellanizado del lugar.
El yacimiento, gestionado por el Ayuntamiento de Carrión de Calatrava, está musealizado y ofrece visitas guiadas.
En las inmediaciones se encuentra el Santuario de Ntra. Sra. de la Encarnación un edificio religioso de gusto popular construido sobre una antigua mezquita y que en la actualidad acoge la imagen de la patrona de la localidad. Alrededor del mismo existe una amplia zona recreativa dotada de mesas, bancos y barbacoas que permite convertir la visita turística en un picnic.

Calatrava La Vieja, en Carrión de Calatrava (Ciudad Real)

 

CAPÍTULO II: “LA SANGRE DE LOS CALATRAVOS: EL SACRIFICIO DE ALARCOS”

El siguiente destino es el yacimiento de Alarcos (Ciudad Real) a pocos kilómetros de la capital. La historia avanza hasta 1195 y nos presenta al ejército calatravo, ya constituido como una de las fuerzas de choque más temible del momento, luchando junto al rey castellano Alfonso VIII en una de las grandes batallas de la historia de España. Y como en el mejor guion de cine su derrota aporta el punto épico y dramático a la historia.

Alarcos

Este yacimiento está gestionado por el Ayuntamiento de Ciudad Real y al igual que el anterior se encuentra perfectamente señalizado con cartelas informativas. Consulta aquí sus horarios y condiciones.
Junto al mismo, ya que comparten espacio, se encuentra la Ermita de Ntra. Sra. de Alarcos, un sobrio pero encantador templo gótico que acoge en verano un interesante festival de música antigua.

CAPÍTULO III: “CALATRAVA LA NUEVA, FORTUNA Y GLORIA”

Para remontar el tono de la historia y acercarnos al final nada mejor que otra batalla está vez la de las Navas de Tolosa, cuya victoria propicio la construcción de una de las fortalezas más impresionantes de la Península, el Sacro Convento de Calatrava la Nueva. Aquí se llega sin duda el cenit emocional de la visita, logrado por supuesto gracias a la preparación previa, el entorno y la edificación en sí.

Este yacimiento está gestionado por el ayuntamiento de Aldea del Reay y aunque no presenta las mismas ayudas informativas que los anteriores su excelente conservación facilitan tanto la visita como la comprensión de los restos.
Conviene hacer notar que el acceso se realiza a través de un estrecho camino empedrado que en forma de espiral alcanza el aparcamiento en la cima del cerro. Su morfología y la ausencia de limitación a cualquier tipo de vehículos (es usado incluso por autobuses) suponen en ocasiones un problema a la hora de circular por él.
En Aldea del Rey también es visitable el Palacio de la Clavería, edificio restaurado que acoge en su interior diversas exposiciones temporales.

EPÍLOGO FINAL, ALMAGRO

Y como epílogo y colofón final, Almagro, la ciudad fundada por los calatravos ex novo, a mayor gloria de su orden aunque a la postre le valiera la enemistad y posterior enfrentamiento con la Corona que acabó con la propia orden. El esplendor y el ocaso de la misma, un lujo para los sentidos y una completa experiencia que pondrá punto y final a una historia de película.

Plaza Mayor de Almagro



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies