Ruta de la Cimbarra

Esta ruta, por su distancia, está pensada para desarrollarla durante una jornada entera y aúna tanto el interés cultural como el medioambiental. En ella se visitará el Paraje Natural de la Cimbarra y el Conjunto Monumental de Viso del Marqués.
El orden en el que se disfrute no deja de ser una elección personal, pero recomendamos, sobre todo dependiendo de las circunstancias climáticas, que se priorice la ruta de senderismo en las primeras horas de la mañana, cuando la temperatura y las fuerzas están en su mejor momento, y se concluya con la visita cultural, para terminar la jornada de forma más pausada y relajada. Eso si, hay que tener en cuenta los horarios de apertura y cierre de los monumentos para no encontrarse las puertas cerradas.

La Cimbarra

El Paraje Natural de la Cimbarra se localiza en la localidad de Aldeaquemada (Jaén), en la transición de La Mancha hacia Sierra Morena. Es un conjunto de cascadas y saltos de agua producidos por el cauce del río Guarrizas, cuyo discurrir en dirección norte-sur corta transversalmente una falla de cuarcita armoricana, de gran dureza, que se desarrolla de este a oeste.

El origen geológico de estas cuarcitas se remonta a la Era Primaria, cuando los entonces fondos marinos compuestos por arenas silíceas albergaban una interesante vida subacuática. Millones de años después la presión ha metamorfoseado dichas arenas produciendo las mencionadas cuarcitas, en cuya superficie sigue manifestándose la impronta de su origen marino, en forma de fósiles, como los rippers (ondulaciones producidas por las corrientes sobre la arena) y las crucianas (rastros dejados por organismos marinos como los trilobites)

La cascada

Gracias al esfuerzo del Ayuntamiento de Aldeaquemada, una pista forestal en buen estado nos permite llegar en coche a escasos metros de la primera y más espectacular caída de agua, que da nombre al paraje mismo, La Cimbarra. Desde ese punto, donde dejaremos aparcado nuestro vehículo, iremos descendiendo por un estrecho camino para llegar a situarnos frente a la espectacular cascada e incluso alcanzar la pequeña laguna que forma, donde, aunque no es especialmente recomendable por el riesgo que comporta, los más osados pueden disfrutar de un baño.

El molino

En el trayecto encontraremos los restos de un antiguo molino harinero que aprovechaba la fuerza motriz hidráulica y del que hoy apenas quedan restos de sus muros y sus imponentes e inamovibles piedras de moler.

Piedra de moler

La «Plaza de armas»

Aunque es posible seguir el curso del río para seguir descubriendo parajes impresionantes, lo cierto es que a partir de este punto el trayecto se complica y mucho, así que no es recomendable seguirlo si no se tienen conocimientos avanzados de senderismo e incluso escalada.

Plaza de armas

Pinturas rupestres

Para el común de los mortales recomendamos otras alternativas que exponemos a continuación.
Tras disfrutar de esta vista volveremos al punto de inicio para continuar la ruta. En este momento se puede optar por visitar las pinturas rupestres del Neolítico, cuya localización exacta siempre es motivo de frustración (consultad este enlace para valorar su visita)

Pinturas rupestres. Foto Julián Morales

o volver a coger el coche y continuar hacia adelante por la pista forestal para llegar a la Zona Recreativa Martín Pérez, acondicionada como merendero junto al arroyo del mismo nombre, con numerosos árboles de sombra, bancos y mesas. Aquí se puede pasar una jornada de picnic memorable que nos permitirá descansar y preparar la siguiente ruta.

El Cimbarrillo

Si seguimos el cauce del mencionado arroyo, por una zona de fácil tránsito y plagada de sorpresas naturales, llegaremos al paraje conocido como el Cimbarrillo, que como su nombre indica es una cascada de menor tamaño que la visitada anteriormente pero no por ello menos espectacular, gracias al espacio encajonado que la contiene.

Viso del Marqués

Aunque el destino principal de la ruta propuesta es el entorno natural de La Cimbarra, para hacer más llevadero el trayecto y aportar un elemento distintivo que aporte diversidad a la misma proponemos una visita al magnífico conjunto del Viso del Marqués, donde se puede disfrutar del extraordinario Palacio del Marqués de Sta. Cruz (s.XVI), que alberga el Museo de la Marina; de la Iglesia de Ntra Sra. de la Asunción (s. XV) con su famoso cocodrilo disecado y del original Museo de Ciencias Naturales AVAN.
El Palacio del Marqués de Santa Cruz es un edificio que sorprende no solo por su sobresaliente factura renacentista, sino por su localización en mitad de La Mancha y por albergar en su interior el Archivo y Museo de la Marina.

Fue construido entre los años 1564 y 1583 por orden del primer Marqués de Santa Cruz, Don Álvaro de Bazán, Almirante de la Marina durante el reinado de Felipe II. Su intensa y cosmopolita vida, a caballo entre la Corte en Madrid, Italia y las bases navales de Cádiz, Cartagena y Lisboa, determinaron tanto la localización del palacio, en un punto geoestratégico acorde a sus intereses (aunque un famoso dicho la zona resume mejor las razones del marqués al indicar que lo construyo en “El Viso, porque pudo y porque quiso”), como su impronta renacentista. En un país como España, donde la sobriedad escurialense impuesta por Felipe II limitó notablemente el desarrollo de este maravilloso estilo artístico, este palacio es uno de los mejores ejemplos del gusto italiano que podemos disfrutar.

En su interior destaca la increíble simbiosis entre la colorida y magnífica decoración mural de sus pinturas renacentistas y la seria y sobria herencia castrense representada por numerosos objetos relacionados con la Marina, ya que albera el Archivo-Museo Álvaro de Bazán, gestionado por la propia Armada Española.

Adyacente al edificio del Palacio y formando conjunto con el mismo se encuentra la mencionada Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, templo gótico de finales del s. XV que además de la belleza de su factura alberga en su interior un curioso ejemplar de cocodrilo del Nilo, recientemente restaurado, cuyo origen se atribuye al propio Álvaro de Bazán, que lo habría traído de una de sus innumerables expediciones.

Para concluir este estupendo menú de dos platos, nada mejor que un buen postre, y para ello recomendamos una visita al magnífico Museo de Ciencias Naturales AVAN, donde podrán disfrutar de una didáctica muestra de la fauna, flora y minerales del entorno cercano.

 

Recomendaciones finales

Para concluir, algunas recomendaciones. Es importante elegir bien tanto el momento del año como de la semana para visitar este espacio natural. En verano es posible que el caudal de agua sea mínimo o incluso inexistente por lo que recomendamos su visita el resto del año, principalmente tras la época de lluvias, primavera y otoño. En cuanto a la semana es necesario saber que este es un destino muy conocido y concurrido por lo que en algunos momentos puede llegar a esta tan saturado que su visita resulte contraproducente.
Además de esto no olvidéis las precauciones básicas relativas a equipamiento (calzado, ropa, agua…), la valoración de los riesgos, ya que se trata de un paraje agreste y escarpado que en ocasiones puede revestir especial dificultad y peligrosidad; y por supuesto, el comportamiento cívico y medioambiental que merece un entorno tan especial como este.

 

 


  -  Temas relacionados: Rutas por la Naturaleza


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Apartamentos La Encomienda de Almagro
¡Hola! 😊 Soy Rosa Montero, la propietaria de La Encomienda de Almagro, ¿puedo ayudarte en algo?